Archivo de la etiqueta: bebida

Un whisky grande entre los grandes

La historia del whisky The Glenlivet comenzó con un hombre nacido en una granja, a quien se le formó en el oficio de carpintero —aunque siempre tuvo ambiciones de negocios—, su nombre, George Smith. Una vez adulto, Smith comenzó a destilar whisky antes de que esta actividad fuera legal en la región: en la época del contrabando. Speyside, la región de Escocia que George Smith eligió para construir su destilería, es remota y de difícil acceso, lo que la hacía ideal para mantenerla en secreto.   
 
  

Sin embargo, aún en estos inicios, la fama de la calidad de The Glenlivet era tanta, que incluso el rey llegó a visitar la destilería antes de que ésta se legalizara, y poco a poco la producción de este whisky fue en aumento. En 1824, Smith obtuvo la licencia para destilar whisky legalmente y así fue que se convirtió en la primera destilería en conseguir este permiso en todo el mundo.

  

El espíritu del valle
Hay varios factores que ayudan a que el whisky de The Glenlivet sea un producto excepcional (además de la maestría técnica y el cuidado con los que este single malt se ha producido durante casi dos siglos):

  

  • La altitud. La destilería se encuentra en una región de Escocia conocida como The Highlands —Speyside es parte de ella. Esto ayuda a que la malta crezca más fácil y rápidamente.
  • El clima. La altitud de la región, su lejanía con el resto de Escocia y su estructura geológica generan un clima completamente único. No hay una región en todo el Reino Unido más fría que ésta o una con el aire más puro. El viento y las frías temperaturas purifican el valle y todo lo que vive en él, además, la nieve que cae cada año alimenta a la cascada de la que proviene el agua de Josie’s Well, el corazón de la destilería.
  • El agua. La destilería fue erigida muy cerca de Josie’s Well, un manantial natural que emana de la oscura tierra del valle de Livet. El agua, que llega a la montaña gracias a la constante lluvia y nieve, viaja de manera subterránea a través de varias capas de tierra caliza y granito, hasta llegar al manantial. Miles de litros de este preciado recurso fluyen de Josie’s Well todos los días. 

Los recursos naturales del valle de Livet, que no han cambiado a pesar del tiempo, ayudan a The Glenlivet a ser lo que es: un single malt incomparable.

  

El maestro destilero

Alan Winchester
es el Maestro Destilero y ha estado en el negocio de los destilados durante más de treinta años. Se unió a The Glenlivet en 1979. Fue nombrado como Maestro Destilero de esta casa en 2009, y como tal, su rol es garantizar la calidad de cada single malt. Desde el principio, Alan estuvo interesado en todos los aspectos del oficio, y durante su carrera ha trabajado en casi todos los pasos del proceso para realizar un buen whisky, y ha llevado su entusiasmo, pasión y compromiso a cada uno de ellos.

  

Además de ser un apasionado Maestro Destilero y ser el encargado de las mezclas de The Glenlivet Founder’s Reserve, Alan tiene un interés personal en la historia de la industria: él fue quien inspiró y promovió la creación de The Glenlivet Smugglers Trails en 2007 junto con el Crown Estate. Este programa permite que quien visite la tierra alrededor de la destilería pueda volverse sobre los pasos de los contrabandistas de whisky cuando producirlo y comercializarlo era ilegal.  

 
Cada mayo, en el Spirit of Speyside Whisky Festival, Alan lidera recorridos a través de estos caminos, y aporta su visión personal y perspectiva histórica a todos los amantes del whisky que visitan el valle.

Alan es uno de los destileros más reconocidos de la industria y continuamente se le pide que comparta su amplio conocimiento y experiencia con colegas de todas partes del mundo. Es de un valor incalculable para la industria —y para The Glenlivet—.

   


The Glenlivet Founder’s Reserve

El nuevo integrante de la familia, The Glenlivet Founder’s Reserve, es una mezcla perfecta de sabores, aromas e historia, y es el resultado de casi dos siglos de perfeccionamiento de técnica: un whisky redondo, afrutado y único. Este particular whisky no cuenta con añada, lo que brinda completa libertad a nuestro master blender, Alan Winchester, para desarrollar un single malt perfecto. Al no contar con una edad específica, el whisky puede ser embotellado una vez que alcanza el sabor y las notas exactas.

  
The Glenlivet Founder’s Reserve tiene un suave tono dorado y un aroma afable a cítricos. En el paladar se pueden distinguir notas frutales de naranja, peras y manzanas caramelizadas. El retrogusto es suave, untuoso y largo.
Se podría decir que The Glenlivet Founder’s Reserve encapsula el alma y el corazón de la firma  en una botella y rinde tributo al arte de destilar whisky en su forma más tradicional. Está basado en la fórmula original concebida por su fundador y busca recrear ese sabor tan característico que impulsó a The Glenlivet como uno de los mejores whiskys del mundo.

  

El portafolio de la destilería


The Glenlivet Founder’s Reserve
no cuenta con añada, por lo que se embotella cuando el líquido ha alcanzado su punto de maduración y sabor idóneo. Las notas de este whisky son particularmente afrutadas: naranja, pera y manzana caramelizada.

  

The Glenlivet 15 Old French Oak Reserve. Este whisky es cremoso y con notas a mantequilla en nariz. Es mucho más profundo; aunque en paladar se sigue sintiendo afrutado, su acabado tiene notas a almendras y especias. Este single malt se madura en barricas de roble francés, que ayudan a intensificar los sabores del whisky, dándole un terminado más rico y cremoso.

The Glenlivet 18. Este single malt de un color dorado profundo y aromas a frutas y caramelo. En paladar es afrutado pero con notas a especias. The Glenlivet 18 se añeja en barricas de roble europeo y americano escogidas personalmente por el m aster distiller Alan Winchester, que brindan un sabor especiado y tropical respectivamente. Los sabores finales son a uva pasa y especias.

The Glenlivet 21. Este es uno de los whiskys más maduros y su color es cobrizo. En nariz, sus aromas son a fruta seca y a jerez, ya que el tiempo que ha pasado en barrica lo ha vuelto más profundo. Sus notas en paladar son a jengibre y canela y su acabado es a avellana. Cada una de las barricas se revisa y tiene que ser aprobada, ya que para producir The Glenlivet 21 tienen que tener características especiales, lo que limita la producción de este whisky.

The Glenlivet XXV. Este single malt es de un profundo color naranja, casi rojo. Los aromas son a chocolate oscuro y a pasas. En paladar es sedoso, suave y con notas a canela, dejando una sensación en la boca redonda, rica y de sabores balanceados.

Anuncios