Archivo de la categoría: Happier

La felicidad siempre como prioridad última ante cualquier acción o decisión.

La joya V10 de Audi

Presentado en el Salón de Nueva York el Audi R8 Spyder  tiene una potencia de 540 HP, una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y 318 km/h de velocidad máxima, todo esto gracias a su motor atmosférico V10 que combina unas prestaciones impresionantes con el encanto de la conducción a cielo abierto.

Este deportivo convertible abre un capítulo nuevo en la exitosa historia del Audi R8 que comenzó en 2007 con la introducción en el mercado del Coupé de la primera generación, seguido por el Spyder en 2010. Las ventas de las dos versiones alcanzaron casi 27,000 unidades, una prueba de la capacidad tecnológica de Audi. La firma de los cuatro aros lo demostró de nueva cuenta en la segunda generación del R8 con el nuevo Audi R8 Le Mans, un automóvil de competencia para la categoría GT3, desarrollado por los ingenieros en paralelo con el modelo de serie. Como resultado, casi el 50 por ciento de todos los elementos del R8 LMS se encuentran también en el R8.

  

 

Atlético y aerodinámico

El carácter dinámico del Audi R8 Spyder V10 impacta a primera vista. La posición adelantada del espacio para los ocupantes, los pasos de rueda muy acentuados y la larga parte trasera definen la silueta clásica de un deportivo de motor central. El bólido es 14 mm más corto que el modelo anterior, con una longitud total de 4.426 mm. Aumentó 36 mm en anchura, hasta un total de 1.940 mm. No han variado con relación a la primera generación del R8 Spyder ni la altura (1.244 mm) ni la distancia entre ejes (2.650 mm).

Las líneas horizontales en la parte delantera y trasera enfatizan su anchura, como lo hace la parrilla singleframe grande y baja, que tiene una rejilla con estructura de panal. Unas superficies esculturales la conectan con unos grupos ópticos en forma de cuña, cada uno con 37 diodos emisores de luz como equipo de serie.

Como opción de tecnología avanzada, Audi ofrece iluminación láser para máxima visibilidad y alcance, reconocible por una tira anodizada de color azul en los faros, iluminada adicionalmente. Esta tecnología se combina con intermitentes dinámicos que, en la parte trasera, se suministran de serie en todas las versiones.

A161494_full

 

Convertible ligero

La capota del Audi R8 Spyder está fabricada en tejido, al estilo característico de la compañía alemana. Su peso es de sólo 44 kg. La capota flexible se abre en 20 segundos mediante un sistema electrohidráulico y se puede accionar en marcha hasta una velocidad de 50 km/h. El módulo del techo se encuentra tras los asientos y comprende los componentes de la protección antivuelco, la capota, su alojamiento, el de la luneta trasera y las articulaciones de la cubierta del compartimento, hecha de fibra de carbono reforzada y desplazada hidráulicamente.

Se redujo la turbulencia de aire cuando la capota está abierta. Para un mayor confort, un deflector de viento fabricado en tejido sintético reduce el flujo posterior de aire en un 90 por ciento aproximadamente alrededor de la cabeza y en un 80 por ciento alrededor de los hombros y el cuello. Además de este deflector textil, el cristal trasero desvía adicionalmente el aire cuando el techo está abierto. La capota está disponible en tres colores: negro, marrón y rojo.
Los componentes de aluminio constituyen un 79.6 por ciento del ASF multimaterial. Desarrollado a partir de la versión Coupé, es la base sobre la que los ingenieros de Audi incorporaron refuerzos específicos, especialmente en los umbrales de las puertas, los pilares A y el marco del parabrisas. La parte inferior tiene una cubierta lisa que mejora la aerodinámica y, en la trasera, un gran difusor incrementa el apoyo aerodinámico; dos soluciones más tomadas directamente de la competición.

A161500_full

 

Portentoso V10

Con su respuesta precisa al acelerador, su capacidad de subir de régimen rápidamente hasta 7.800 rpm y un sonido impresionante, el motor de diez cilindros garantiza total emoción. Con una cilindrada de 5.204 cc, genera una potencia de 540 HP (397 kW) y un par de 540 Nm a 6.500 rpm.

Además de inyección directa en la cámara de combustión (FSI) el V10 también tiene inyección en el colector de admisión (MPI). El resultado son unas prestaciones cautivadoras: el Audi R8 Spyder V10 acelera de 0 hasta 100 km/h en 3,6 segundos y hasta 200 km/h en 11,8 segundos.

De continuar acelerando, la aguja del velocímetro sólo se para cuando llega a 318 km/h. El rugido del V10 se vuelve más profundo y apasionante a medida que sube de régimen. Las aletas en el escape son de serie; el escape deportivo opcional con salidas acabadas en color negro brillante da otro tono al sonido.

A161502_full

 

La transmisión quattro

El sistema de propulsión quattro combina tres módulos de gran tecnología: la caja de cambios de siete velocidades S tronic, colocada tras el motor, cambia de marcha de forma extremadamente rápida gracias al doble embrague. Para distribuir libremente el par del V10 entre los dos ejes hay un embrague multidisco accionado electrohidráulicamente en el eje delantero, con control electrónico y un sistema de refrigeración por agua. Un diferencial autoblocante mecánico en el eje trasero es una de las claves de las reacciones deportivas en carretera. Sus valores de bloqueo están calculados para que trabaje conjuntamente con la tracción quattro.

Esta última está integrada en el sistema de conducción dinámica Audi drive select, que permite al conductor elegir entre los modos básicos comfort, auto, dynamic e individual. En cada uno de ellos, este deportivo abierto de altas prestaciones muestra un carácter diferente, que comprende desde desplazamiento sin esfuerzo por autopista a un estilo con el que se disfruta en cada curva de un puerto de montaña. El sistema también interviene en la respuesta del acelerador, la dirección, la caja de cambios S tronic, la función de control de las aletas en las salidas de escape y el sistema de opcional de amortiguación adaptativa Audi magnetic ride.

El manejo del vehículo se vuelve aún más preciso con el volante de cuero performance, que hace su debut en el R8 Spyder. Añade tres programas de conducción más: seco, mojado y nieve. Debido a que cada modo tiene unos parámetros de rozamiento específicos, el conductor puede adaptar individualmente el R8 Spyder a las condiciones predominantes de la carretera durante el viaje.

A161468_full

 

Suspensión firme y precisa

La estabilidad del R8 Spyder es decididamente dinámica, entre otros factores, por la posición central y baja del motor, conseguida gracias al sistema de lubricación por cárter seco.

Como alternativa, está disponible la dirección dinámica que cambia la desmultiplicación en función de la velocidad y adapta el par de giro. El resultado es un tacto de dirección aún más preciso y un mayor confort de marcha.

Audi suministra el nuevo R8 Spyder con llantas de 19 pulgadas y neumáticos diferentes en los dos ejes: 245/35 en el delantero y 295/35 en el trasero. Existe la opción de llantas de 20 pulgadas con neumáticos de medida 245/30 delante y 305/30 detrás. El eficaz equipo de frenos de este deportivo abierto incluye pinzas de ocho pistones en las ruedas delanteras y de cuatro en las traseras. En las cuatro hay grandes discos ventilados y perforados con forma lobulada.

A161499_full

 

Controles para la deportividad

El concepto de su conducción está orientado coherentemente hacia el conductor, como en un auto de carreras; pues éste puede controlar todas las funciones importantes desde el volante de cuero sport o performance. Entre las funciones de serie están los botones satélite para arrancar y parar el motor y para los modos de conducción del sistema Audi drive select. El volante de cuero performance viene con dos controles satélite adicionales, uno para el modo performance y el otro para el control de las aletas de escape.

El sistema MMI Navegación plus con MMI touch es parte del equipamiento de serie del Audi R8 Spyder. Como en un smartphone, se controla mediante jerarquías planas, incluida una función de búsqueda de texto. Las funciones del vehículo se pueden controlar desde el volante, con el MMI o mediante el control por voz. Este último es especialmente cómodo y con un funcionamiento de gran calidad gracias a los tres pequeños micrófonos en los cinturones; forma parte del equipo de serie en el R8 Spyder.
Bien conectado: Audi connect y Audi Smartphone interface
El complemento perfecto al MMI Navegación plus es el módulo Audi connect, que lleva a este biplaza abierto hasta internet a través de una conexión 4G y le da acceso a toda una gama de servicios. Estos abarcan desde navegación con Google Earth y Google Street View a media streaming e información de tráfico en tiempo real. Como opción, también está disponible la carga por inducción a través del Audi phone box. El Audi R8 Spyder es el primer modelo en el que el contenido del teléfono móvil seleccionado se puede ver directamente en el Audi virtual cockpit mediante el Audi Smartphone interface. Desde mediados de este año, esta opción estará disponible también para el R8 Coupé.

A161474_full

Primera clase en equipamiento

El Audi R8 Spyder V10 está fabricado casi enteramente a mano en la planta creada específicamente “Audi Böllinger Höfe”, cerca de Neckarsulm, donde quattro GmbH demuestra su experiencia en la producción de pequeñas series. Las operaciones de fabricación comprenden un amplio espectro para adecuarse a los requerimientos especiales de los clientes.

Los asientos deportivos para el conductor y el pasajero son equipo de serie, tapizados con un exquisito cuero con un patrón de diamantes como opción. Alternativamente, Audi puede proporcionar asientos de tipo bacquet para un soporte lateral aún mayor.

Los elementos como el spoiler delantero, el difusor o los nuevos y llamativos sideblades, se pueden personalizar –por ejemplo– con fibra de carbono en acabado brillante.
Otro elemento visual que también es una innovación técnica y proporciona una diferenciación visual es el alumbrado opcional láser de Audi, con una tira anodizada azul. Hay un nuevo color específico para el Audi R8 Spyder, marrón Argus mate, junto con otros diez acabados de pintura.

Pueden ver a esta joya en acción aquí: 

Anuncios

La deliciosa experiencia de ver ‘True Detective’ semanalmente

Debo confesar que no he visto las temporadas completas de cualquiera de las series de Netflix. Nunca he terminado la cuarta temporada de Arrested Development, ni la primera de House of Cards o de Orange is the New Black. Me gustan algunas cosas de lo que visto de ellas (algunas más que otras), pero ese modelo moderno de bing-watching –o maratones de series de televisión– me ha llevado a atrincherarme frente a la tele durante unas horas, pero invariablemente me levanto a  hacer otra cosa más importantes, como beber una IPA en el porche de mi casa, para luego olvidarme de reanudarla. Tener disponible algo tan fácilmente –y saber que estará ahí a la hora que desee– provoca que me olvide de eso.

Sin embargo, no puedo dejar de ver True Detective cada semana. Al igual que Mad Men y hace ya un tiempo Breaking Bad, The Wire, The Sopranos y Twin Peaks en su momento, el programa se ha convertido en una cita obligada para mí. Al final de cada episodio ya quiero saber qué pasará a continuación, pero como en el caso de esos otros shows, me agrada tener la expectativa toda una semana. Sé que esto les deberá extrañar -especialmente a quienes pertenecen a la generación I Want It Now–, pero para mí, esto por sí solo proyecta por qué estas series son grandes programas de televisión. Son para saborearlos, no devorarlos en una sentada.

La semana que transcurre entre cada episodio me permite analizar de nuevo la hora anterior en mi cabeza, algo que no sucedería si pudiera ver el siguiente episodio con tan sólo un clic. Los temas –tan ricos y resonantes en esta serie– se cocinan a fuego lento para convertirse en algo más claro e interesante. La verdad es que no vuelvo a ver los episodios, pero me gusta leer lo que piensan los demás y tomar lo que me sirve para formarme una opinión. True Detective se convierte en una experiencia contemplativa, no podría no ser distinto en una historia de terror existencial a largo plazo.

Pero sobretodo, las brechas semanales resaltan el contraste del arco de la serie. La serie se ha ido inclinando hacia lo oscuro, y el hecho de contar con tiempo entre cada episodio para reflexionar sobre lo que está pasando –el significado de las cosas, la relación entre los dos protagonistas, ¿por qué nos muestra algunas escenas, qué roles desempeñan determinados personajes en un contexto más amplio?– define ese arco. Las series que sueles ver de corrido se tornan en neblinas al verlas capítulo tras capítulo; no obstante, cada uno de los episodios de True Detective poseen su propio sentimiento conforme el terror se acumula alrededor de la historia.

Netflix no inventó la modalidad bing-watch –eso se lo debemos a la primera persona con un videocasette VHS virgen que se le ocurrió grabar varios episodios de un programa para verlos en una sentada–, pero lo han pulido a tal grado, que algunas personas creen que es la única manera de ver la televisión. Y lo es, para cosas como House of Cards, o tal vez incluso para ejercicios que tratan de jugar con el formato, como la última temporada de Arrested Development. Pero la naturaleza episódica de la televisión, si bien, posiblemente en peligro de convertirse en cosa del pasado (¿por qué tomarse la molestia de dividir en episodios una serie que de todos modos verás en una sentada?), es parte de lo que hace la televisión tan grandiosa como una narrativa en serie puede ser . No se trata de la longitud de la historia, sino del tiempo que pasamos con la historia –convivir con Walter White y Jesse cada semana durante años nos ha permitido convertirnos en cómplices de ellos de una manera que las personas que ven la serie en bing-watch, durante tres fines de semana nunca podrán hacerlo. Vivir Game of Thrones y Mad Men durante algo parecido al tiempo real (como recordarás, cada temporada de Mad Men dura alrededor de un año) no hace más que enriquecer la narrativa de la historia.

Históricamente, la televisión ha sido un medio para transmitir ruido; la televisión al principio fue considerada como la radio con imágenes, y una gran cantidad de los primeros escritores para televisión se esforzaron para hacer shows que la gente quisiera seguir, incluso si sólo la tenías como sonido de fondo mientras hacías otras cosas. La televisión en serie moderna ha avanzado a un lugar donde tienes que observar lo que hay en la pantalla, y la narrativa extensa crea lazos únicos que sólo quienes la han acompañado durante el viaje pueden comprender. De repente tenemos señal definida en medio de ese ruido. Para mí, esa señal se pierde cuando cuando te sientas a ver un capítulo en segmentos de nueve horas. Incluso la mejor comida pierde su onda cuando te la metes a la boca a manos llenas.

Ustedes pueden seguir con sus maratones de televisión de fin de semana. Yo prefiero disfrutar de mis shows un delicioso bocado a la vez.

Evita el bajón posterior a un viaje

Esto siempre sucede cuando vuelves de un viaje: Después de pasártela increíble, te encuentras de regreso en medio de un horario intenso provocado por semanas de ausencia. Y en algunos casos, si los pendientes que se han acumulado durante este tiempo son de gran importancia, ponerte al día resulta una tarea muy difícil. Así que aquí van algunos trucos para facilitar esta transición de regreso a la dura realidad.

Antes de salir:

Limpia tu casa. Esta tarea es sencilla, pero por lo mismo, puede pasar por alto –y créanme, marca toda la diferencia. Antes de salir dale a tu hogar una limpieza rápida. Haz la cama. Lava los platos. Saca la basura. Con la expectativa del viaje en puerta, será lo último en la vida que querrás hacer, pero hazlo. Será infinitamente peor si lo dejas para cuando regreses.

Programa una entrega de despensa. No me gusta volver y encontrarme con verduras echadas a perder , leche agria y y tener que pedir comida a domicilio. Así que mientras estoy sentado en el aeropuerto, ingreso al sitio de Superama y programo una entrega para el día que vuelvo. Lechuga, plátanos, aguacate, fresas, queso de cabra y leche de coco  por lo general están incluidos en la lista.

 

El día que tu regreso:

Desempaca de inmediato. Después de horas de viaje, desempacar es lo que menos quieres. Pero si no lo hago en el primer segundo tras entras a la puerta, sé que mi equipaje estará allí estorbando por semanas. Aprovecha la inercia del jet lag que traes, al día siguiente ni siquiera recordarás lo molesto que fue haberlo hecho.

Saborea tus últimos segundos previos a la dura realidad. Después de desempacar, no hagas nada más que beber una copa de vino y relajarte. Ese día todavía es parte, técnicamente, de tus vacaciones. Disfrútalo.

 

Segundo día:

Mata un día. No hay nada peor que llegar el día anterior a uno laboral. Si tienes trabajo, siempre vuelve un sábado. El domingo dedícalo a la recuperación. Trata de levantarte a una hora normal para aprovechar el día y ajustarte a tu rutina. Dedícale un buen rato a hacer ejercicio. Come sano. No revises es correo electrónico del trabajo.

Revisa tus fotos. Siempre tomo un montón de fotos y vídeos en mis viajes. Pero no suelo revisarlos hasta el día después de mi regreso. Me mantiene en el mood y me ayuda a reforzar los buenos recuerdos una vez que estoy en casa. Haz una edición rápida y publícalos en tus redes sociales, pero no etiquetes la ubicación. Deja que tus amigos descubran nuevos lugares por su cuenta.

 

Tercer día:

Ponte al día. Tu prioridad debe ser ponerte al día en el trabajo. Y todos aborrecemos esta tarea. Ten una junta de una hora con la persona que te cubrió, no más tiempo. Si quieres volver a hacer otro viaje, comienza la reunión dándole un regalo a esta persona del lugar que visitaste. Luego pídele que te ponga al tanto de los temas más urgentes, sin entrar en detalles –a menos que sea necesario. Cada tema debe venir con una sugerencia y requieren de una respuesta concreta: sí / no . Al final de la reunión debes salir con tus prioridades establecidas para la semana.

Programa un masaje. Si lo haces para el final del día hará que te mantengas motivado y conservará el mood zen que traes del viaje. Esto es importante. Hay un millón de razones para viajar, y una hora de reflexión en silencio, mientras alguien relaja tus nudos en la espalda, te ayudará a recordar la tuya.

Lectura para escaparte

Nuestra recomendación semanal del libro para llevarte a tu salida de fin de semana o que, en sí mismo, funciona como un escape perfecto.

EL VIAJE VERTICAL de Enrique Vila-Matas

Aparentemente, un hombre más de 70 años poco tendría qué aprenderle a la vida. Sin embargo, a partir de una separación conyugal propiciada por su esposa, el protagonista de esta novela, Federico Mayol, se ve forzado a una iniciación y al aprendizaje.

Así, El viaje vertical se refiere a la travesía obligada que emprende Mayol para alejarse de lo horizontal, de lo plano y lo rutinario, de la quietud que ofrece el confort, para así dejarse caer, hacia un viaje vertical donde la sorpresa y el descubrimiento –tanto propio como del mundo–, están a la orden del día.

Antes de su separación, Mayol no tenía el más mínimo interés o inquietudes culturales; pero es a partir de un viaje que emprende a Madeira, en Portugal, donde se percata de que el verdadero vacío de su vida radica en su mente e incultura.

Olvídense de Walter Mitty, de agilísima lectura,  esta novela es la auténtica analogía directa del viaje como ejercicio de crecimiento.

Adopta buenos hábitos con esta app

En un universo donde se publican tantas aplicaciones como memes sobre Peña Nieto o Cristian Castro, es importante saber identificar cuáles son las que, además de entretenerte, son de utilidad y pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida en diferentes aspectos.

Para una app que promete una manera sencilla de conseguir cualquier objetivo, realizar un seguimiento de su progreso, y obtener el apoyo de tus amigos, no podía existir un nombre más preciso que Lift.

Todos necesitamos un empujón para formar hábitos que nos ayuden y beneficien en nuestras actividades cotidianas y Lift  ofrece las herramientas necesarias para añadir prácticas que quieras incluir en tu vida, darles seguimiento y crear metas alcanzables.

¿En dónde radica su magia? La aplicación lleva un registro de tus hábitos, así podrás hacerlos conscientes y tener presente el progreso en cada actividad que realizas. Además, cuenta con la característica de ser una red social, lo que le brinda un carácter interactivo para que tus amigos puedan conocer tus actividades y animarte en tu consigna de adoptar nuevos hábitos –que no te extrañe que muchos de ellos estén tratando de adoptar los mismos o muy parecidos.

Bien sabes que crear nuevas costumbres o deshacerte de aquellas que te perjudican no es una tarea fácil y requiere de  fuerza de voluntad. La clave para lograr el éxito es volver conscientes tus hábitos. Simplemente revisa tus hábitos –sean buenos o malos– el día en que los estás haciendo y te sorprenderá que con un poco de motivación evitarás los que están volviéndote menos productivo.

Con esta aplicación no tendrás pretexto para mejorar en muchos sentidos, ya que además, puedes ver tus progresos en reportes mensuales y semanales o incluso poner notas donde puedes expresar cómo te has sentido.

Descarga Lift para iPhone aquí

5 señales de que estás tronando

¿Estás trabajando demasiado y a todo lo que das? ¿Podrías lograr más haciendo menos? Considera la vida que lleva un atleta profesional: como tal, es susceptible al exceso de entrenamiento –está mentalizado a correr un kilómetro extra, hacer una serie de escaleras más o terminar otro juego, en resumen, dar todo el fuua, pues. Hay una delgada línea sobre la que debe mantenerse entrenando para poder dar un máximo rendimiento. Si se mantiene por debajo de ella equivale a  no estar bien preparado físicamente; si la rebasa, se arriesga a sufrir agotamiento físico y lesiones. Ahora pregúntate, ¿Tu vida laboral es distinta a la de un atleta que debe rendir al máximo?

Jim Loehr y Tony Schwartz introdujeron la palabra “atleta corporativo” en su libro, The Power of Full Engagement. En él argumentan que las exigencias de trabajo que se nos imponen –o nos imponemos- para lograr más y operar en un nivel constante de máximo rendimiento, nos obliga a pensar y a entrenar como atletas. Esto significa que debemos gestionar nuestra energía con mayor eficacia, y no sucumbir al sobreentrenamiento (que provoca que hagamos cada vez más, obteniendo cada vez menores resultados).

¿Cómo sabes si estás sobreentrenándote  y necesitas un descanso? Estos son cinco síntomas comunes para saber si estás exigiéndote de más y  no estés dando el rendimiento que esperas dar:

1. Desesperanza. Cuando te sientes desgastado, el optimismo y las ganas de planear  objetivos para el futuro que sentiste alguna vez son sustituidos por  apatía, pesimismo y un sentimiento general de  monotonía diaria. Es difícil encontrar motivación cuando nada parece valer la pena.

2. Agotamiento. Si te ves forzado a beber cantidades cada vez mayores de café para obtener energía y permanecer consciente, lo más probable es que estás trabajando demasiado y necesitas descansar. El agotamiento ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente capacidad de descansar y recuperarse. La cafeína sirve sólo como un curita para cubrir la herida superficial –en el fondo algo anda mal. No hay necesidad de tener 500 mg de cafeína encima para sobrellevar tu día a día. Este es un signo revelador de que estás yendo más allá de tus límites.

3. Falta de concentración. Otra forma de percatarte de que estás esforzándote más allá de tus límites, es cuando simplemente eres incapaz de concentrarte en un solo asunto a la vez. A menudo, esto lo llevarás a tu vida personal, al grado de que, aún al estar con amigos o con tu pareja, estás ausente por sentirte esclavo de tu Whatsapp o del correo electrónico laboral. Si te percatas de que cada vez te es más difícil trabajar en un proyecto o comunicarte con tus seres queridos sin perder la concentración, es momento de ponerle pausa al trabajo por un tiempo.

4. Irritabilidad. Si te encuentras al límite y tus reacciones ante cualquier problema –por pequeño que éste sea– son exageradas, date cuenta de que necesitas un refill de combustible porque tu tanque está vacío: toda la energía que tenías para el humor, la compasión y la creatividad se ha ido, y lo que queda es culpa, desprecio y frustración. Si esto te describe, es momento de hacerte un favor (y a tus compañeros ): date un respiro para volver a llenar el tanque.

5. Enfermedades físicas. Los atletas son propensos a las lesiones cuando se exceden en su entrenamiento. En tu caso, si bien es poco probable que te ocurra un desgarre muscular por estar generando ideas desde tu oficina, tampoco es una exageración pensar que durante tu próxima presentación, puedas sufrir algún desvarío físico si te las has pasado trabajando duro y tupido. Los problemas físicos comunes incluyen dolores de cabeza, problemas digestivos, dolor de espalda o cuello, e incluso resfriado o gripa. Todos estos son signos de que tu cuerpo temestá pidiendo esquina a causa de las exigencias y el estrés que le estás propinando. Es hora de tomar un descanso.

La necesidad de estar siempre “prendido” y de trabajar cada vez más horas puede conducir a un entrenamiento excesivo y al agotamiento. Mientras no sigas viendo  resultados –lo cual es difícil cuando te la pasas trabajando 12 horas al día- requerirás cada vez de mayores cantidades de energía y concentración para llegar a cumplir tus objetivos. En vez de ello, descubre tu zona de rendimiento óptimo, donde se sientas descansado, comprometido y desafiado para que puedas lograr más, haciendo lo suficiente.

¿Eres freelancer? Equilibra trabajo VS vida

El trabajo de oficina, dicen, quizá no sea para todos. De la misma manera, la vida de freelancer tampoco es muy fácil de sobrellevar. Se necesita autodisciplina para evitar distracciones y sobre todo saber delimitar las horas laborales para que no acaparen las de tu vida personal. Por ello, aquí van unos puntos que te ayudarán a balancear ambos mundos:

Conócete: ¿Qué factores te facilitan hacer un mejor trabajo? ¿Necesitas silencio o eres mejor en medio del caos? ¿Eres más creativo durante la mañana o ya entrada la noche? ¿Qué te inspira? A algunos la música, a otros el arte o la naturaleza. ¿Te importa tener todo ordenado o trabajas en cualquier lugar donde quepa tu laptop? Responde honestamente estas preguntas para que sepas cuál es tu elemento.

Se realista. Aunque como freelancer lo más común es que trabajes desde casa, debes cumplir tu cuota de ocho horas de trabajo. Acepta esto y verifica que realmente estés dedicándole ese tiempo a tu trabajo. Muchos freelancers intentan hacer mucho más de lo que les es humanamente posible. Tal vez te sientas mejor en casa, y quizá tengas menos interrupciones, pero eso no quiere decir que automáticamente vas a poder asumir una doble carga de trabajo de la que solías tener. Asegúrate de que estés cobrando bien tus proyectos para que no sientas la presión financiera de tener que realizar más trabajo de lo que realmente puedes realizar.

Planea recesos. Todos necesitan un receso al trabajar. Es parte del balance entre la vida personal y la laboral. Como eres tu propio jefe, pareciera que puedes dejar de trabajar cuando te plazca. Pero no es el caso. Como freelancer necesitas hacer planes tanto para tu comida como para unas vacaciones. Para esto último, van unos tips: Notifícale a tus clientes con anticipación sobre tus planes de vacacionar. Piensa en lo que les dirás a clientes potenciales que te contraten, inmediatamente después de concretar el plan o en un receso. Planea una manera de estar conectado durante tu receso. Si sueles checar correo durante esta época o no, depende de ti.

No intentes encontrar el hilo negro. Es muy posible que como freelancer te paguen por realizar un trabajo de autoría personal. Si eres un escritor, diseñador, programador o algo que involucre creatividad, tus clientes necesitan ideas innovadoras. Pero el hecho de que tu trabajo involucre originalidad, no significa que los procesos administrativos también deban ser nuevos. Procura, en la medida de lo posible estandarizar respuestas a las siguientes situaciones –sólo adapta según sea el caso: Carta de contacto inicial / Acuerdo de trabajo / Carta factura / Carta recibo. Entre más estandarizados tengas estos procesos, ahorrarás más tiempo.

Busca tiempo para ti. Ahora haces muchas cosas para mucha gente. Reservas tiempo para tus clientes, tu familia y tus amigos, pero ¿y para ti? Si quieres llevar una vida equilibrada, entonces dedícale tiempo a esas cosas que te hacen sentir bien –por insignificantes que sean. Ya sea que medites, leas un libro, escuches un disco de tu grupo favorito con audífonos, asegúrate de marcarlo en tu agenda. Pueden ser sólo unos minutos, lo importante es que lo hagas y olvides todo mientras lo haces. Estos consjos no son un dogma, y estamos abiertos a sugerencias. Así que si tienes algo para aportar a esta lista, te invitamos a escribirnos tus comentarios.