Archivo de la categoría: Gentler

La buena educación

Haz que una persona ocupada responda tu correo electrónico

Hay días en que recibo cientos de correos electrónicos. Lo peor es que la mayoría de ellos son importantes y es humanamente imposible responder a todos. Pueden ser de trabajo, referentes al blog, o simplemente pueden ser mensajes de mis amigos.

Tengo como política personal leer cada correo electrónico que recibo. Eso significa que cada día debo dedicar al menos una hora a la revisión de mi bandeja de entrada y decidir entre lo que necesita respuesta urgente y lo que no.

Con el propósito de ayudar a la gente a eliminar la paja en sus correos electrónicos, les comparto algunos consejos útiles cuando decidan escribirle a personas abrumadas por su Mailbox.

1 . Sé breve

Si puedes resumir tu correo electrónico en menos de dos o tres oraciones será mucho más fácil de leer al momento de abrirlo. Si el correo electrónico excede los dos párrafos, la gente suele posponer su lectura y probablemente te tomará más tiempo  obtener una respuesta.

La gente tiende a pensar que necesita enviar más información de la que el lector requiere realmente.

2 . Haz un formato legible y claro

Es más fácil leer mensajes de correo electrónico estructurados en una o dos frases por párrafo, que un párrafo extenso.

Acorta tus párrafos en frases más breves, destaca el punto importante, y utiliza negritas o cursivas para enfatizar las secciones importantes y llamar la atención de tu lector.

3 . Deja en claro lo que quieres que haga tu destinatario

Nada hay nada que le caiga más mal a la gente que un correo electrónico que contenga una gran cantidad de información, pero que en ninguna parte diga lo que les gustaría que hicieras como lector. A menudo les respondo inmediatamente con la pregunta: ¿Qué quieres que haga ?

Sé claro y exprésate de manera explícita.

Si tuvieras que enviar un correo electrónico que hubiera que ser extenso por necesidad, no te olvides de escribir el call to action en la parte superior. Eso también ayuda a que el lector decida si debe reenviar el correo electrónico a otra persona, lo cual no es raro si  están acostumbrados a delegar tareas.

4 ) Sé razonable con tu solicitud

En estos días es muy fácil enviar un email en 30 segundos que alguien demorará más de una hora en responder.

Por favor, no le digas que a alguien que visite el sitio web de tu startup para que te dé su opinión. Darle una verdadera revisión a tu producto o página web se requiere de un análisis extenso que requiere mucho trabajo.

Si puedo responder a algo en menos de dos minutos, lo hago de inmediato. ¿Sobre qué exactamente quieres retroalimentación? Sé específico y razonable.

Si deseas que alguien te de feedback sobre algo, sé concreto y haz una pregunta específica que sea posible responder en un par de minutos.

Por favor, no esperes a que tu lector haga el trabajo de averiguar lo que quieres que haga. Eso denota  ociosidad.

5. Muestra por qué alguien tiene que tomarse el tiempo para ayudarte

Esto es duro, pero es importante aclararlo. Antes, solía reunirme con gente que me contactaba vía correo electrónico. Convení verlos para tomar café o un almuerzo. Escuché un montón de historias y pude dar una buena cantidad de consejos sobre lo que pensaba que deberían hacer. Pero luego, inevitablemente me frustraba cuando la gente no había escuchado mis consejos.

Hoy en día, trato de darle prioridad a las personas para quienes creo yo, mi colaboración será de mayor ayuda.

La mejor manera de averiguarlo es ver si has hecho algo interesante y que indique que se va a hacer cosas interesantes en el futuro.

El hecho de haber asistido a una buena escuela es un punto a favor . Trabajar en una startup del que haya escuchado hablar es un plus. Ser un consultor o dirigir una pequeña empresa suele ser un inconveniente.

12 cosas que debes evitar decir sobre las mujeres

Por muy masculino y atractivo te haga ver la barba crecida o el abdomen trabajado, hay ocasiones en que tu boca –o más bien lo que sale de ella–, te hace lucir peor que a microbusero en compañía de sus cuates diciendo algún piropo.

Date cuenta, no es necesario ser vulgar para defecarla con todo y lucir como un patán ante la chica con la que estás saliendo o con quien llevas una relación. Por favor, evita a toda costa decir estas frases, aunque en tu mente tengas la ‘mejor’ de las intenciones.

1. “Mi ex está loca”
Bien sabes que tu ex no está mal de sus facultades mentales, y si así lo fuera, probablemente deberías pensar en una manera más amable de decirlo. No eres del tipo de persona que te la pasas denigrando a una chica a quien solías querer profundamente ¿o sí? Y si lo haces no le costaría nada a la gente pensar que probablemente te comportaste como un patán con ella y por ende, su reacción haya correspondido a lo que le hiciste.

2. “Quiero una chica que se cuide / Quiero una chica que sea saludable”
Es obvio que no quieres decir esto literalmente, sino lo que quieres decir es: “Quiero una chica que sea delgada” y no “me gustaría alguien que haya ido a terapia para resolver sus problemas emocionales .” Ojo: los significados de cuidarse / ser saludable no son iguales, hay matices.

3. “Estás sobreanalizando las cosas”
¿Qué demonios significa eso? ¿Acaso el hecho de que tu chava ‘piense’ no es algo bueno? Además, si ya ha pensado algo, decirle que está pensando demasiado es algo inútil y no ahuyentará o borrará el pensamiento que haya tenido. Si estás tocando un tema con ella, lo que debes hacer es afrontarlo, hablar de ello, resolverlo y seguir adelante, ser un hombre.

4. “Soy muy relajado”
Te apostamos a que esa es la frase con la que más comúnmente se topan las chicas al navegar por un sitio de Internet de anuncios personales. Literalmente, todos los tipos son relajados. Hay como cuatro excepciones y todas ellas resultan ser abogados. Evita el cliché.

5. “No tengo tiempo para una relación “
Todo el mundo dispone de la misma cantidad de tiempo en un día, pero cada quien tiene diferentes prioridades. Si en esta etapa de tu vida tu prioridad es trabajar mucho y salir con tus cuates, analiza qué opciones tienes de salir con una chica, realmente.

6. “Las relaciones son demasiado intensas para mí”
Esto es algo que los hombres dicen cuando están tratando de entrar en una relación de amigos con beneficios. Supuestamente es lo mejor de los dos mundos, porque tendrías sexo y atención sin darle su debido mantenimiento a una relación. Pero te estás engañando, porque al final, esa relación será igual de intensa, pero no tendrás la capacidad de exigir nada, porque le has quitado el carácter “oficial” a la misma –que además es el requisito previo obligado para que puedan herir tus sentimientos.

7. “Te ves mejor sin maquillaje “
La mayoría de las mujeres usa maquillaje para gustarse o verse bien ante otras mujeres. Quieren verse atractivas para su pareja, seguro, pero no quieren ser denigradas por algo que no es que disfruten, pero que consideran necesario.

8. “En verdad me gustas, pero no es el mejor momento para comprometerme con alguien”
Lo que ella entenderá es que, en realidad, no te gusta. Y eso está bien, pero sé honesto y díselo.

9. “Lo siento estaba fuera de la ciudad ( y no podía responder tus mensajes de texto)”
Lo más fabuloso de los teléfonos celulares es que son móviles, los llevas a todos lados. Y puedo asegurarte que llevaremos el celular en el bolsillo para todo el resto de nuestras vidas. Así que mejor sólo di: ” Lo más seguro es que voy a estar ocupado con mis amigos” y asumir que la persona a quien se lo dices tiene la suficiente inteligencia emocional para enfrentar la verdad en lugar de pedirle que se desconecten de la realidad y te crean que no vas a tener servicio o que no podrás revisar el teléfono todo un fin de semana.

10. “Quiero una chica que no se preocupe por su apariencia”
Este es un gran sentimiento, sería increíble si para todos en el mundo nuestra apariencia estuviera fuera de nuestras prioridades. Sin embargo, esto no es lo que realmente crees. Lo que en realidad quieres decir es que no quieres tener que lidiar con las inseguridades de una chica, y que además debe estar buenísima. Como hombres no sabemos identificar la diferencia entre una chica que pasa mucho tiempo maquillándose si opta apariencia por un look natural, y otra que en realidad no se ha hecho nada en la cara.

11. “Quiero una chica que pida una hamburguesa al invitarla a comer”
Los hombres fanfarronean diciendo esto. Pero a la hora de la hora, es mejor que dejes que tu chica en turno ordene lo que quiera, la verdad lo que pida alguien en una cena específica dice muy poco sobre su personalidad.

12. “¡Chiquita!”
Ese piropo susurrado cuando una chica camina por la calle. Resulta confuso para las mujeres. ¿Qué espera un hombre al hacerlo? En el mejor e hipotético de los casos, una chica se detendría y te preguntaría ‘Sí, dime’, a lo que seguiría un silencio sepulcral. Pero la verdad es que sólo una persona con baja autoestima podría tomarse el tiempo de hacerlo, porque si lo analizas un poco, se trata de una experiencia denigrante . Entonces, ¿estás troleando a chicas con baja autoestima? ¿Con qué objeto? ¿Demostrar que puedes decirlo sin alguna repercusión? Por favor, no vuelvas a hacerlo.

Aprende a regarla con dignidad

Hay que reconocerlo, todos tendemos tendencia a regarla. Sin embargo, es lo que hacemos tras cometer un error lo que define nuestro carácter. Siendo alguien que tiene un amplio currículum de regadas, les comparto algunos consejos:

Acepta la culpa. Aún cuando no sea completamente tuya, un caballero toma la responsabilidad y la peor parte de las consecuencias. Esto es particularmente cierto cuando estás a cargo de un equipo. Si lo haces bien, quien sea que esté molesto por este error, va a terminar tratando de convencerte de que seguramente el responsable debió haber sido otra persona.

No te claves. La gente tiende a paralizarse cuando la riega y eso le impide tener una capacidad de reacción para poder arreglarlo. Evita esa actitud a toda costa. Actúa con rapidez y determinación. Recuerda, cualquier acción errónea es mejor que no tener ninguna reacción.

Entiende que siempre van a existir los rumores. Especialmente si has tenido algún éxito reciente en algo, habrá personas que estén dispuestas a bajarte de ese pedestal por la manera en que la regaste Mantén tu mirada al frente e ignóralos. De verdad, la siguiente vez que demuestres buenos resultados van a ser los primeros en lamerte las botas.

Siempre anota nombres. Es sólo una cuestión de tiempo para que vuelvas a estar en la cima. Incluso si has seguido adelante y no has tenido cabeza para un contraataque, sienta un precedente. Ten paciencia.

Asócialo con algo positivo. Vas a tener que recordar esto para no darte el lujo de sentirte mal cuando suceda algo parecido. En lugar de concentrarte en el lado negativo, es mejor que lo consideres como una lección de donde aprendiste algo valioso. Tal vez hiciste algo que te costó mucho trabajo para recuperarte. Eso es lo que no debes olvidar.

Lectura para escaparte

Nuestra recomendación semanal del libro para llevarte a tu salida de fin de semana o que, en sí mismo, funciona como un escape perfecto.

EL VIAJE VERTICAL de Enrique Vila-Matas

Aparentemente, un hombre más de 70 años poco tendría qué aprenderle a la vida. Sin embargo, a partir de una separación conyugal propiciada por su esposa, el protagonista de esta novela, Federico Mayol, se ve forzado a una iniciación y al aprendizaje.

Así, El viaje vertical se refiere a la travesía obligada que emprende Mayol para alejarse de lo horizontal, de lo plano y lo rutinario, de la quietud que ofrece el confort, para así dejarse caer, hacia un viaje vertical donde la sorpresa y el descubrimiento –tanto propio como del mundo–, están a la orden del día.

Antes de su separación, Mayol no tenía el más mínimo interés o inquietudes culturales; pero es a partir de un viaje que emprende a Madeira, en Portugal, donde se percata de que el verdadero vacío de su vida radica en su mente e incultura.

Olvídense de Walter Mitty, de agilísima lectura,  esta novela es la auténtica analogía directa del viaje como ejercicio de crecimiento.

Proyecta confianza en ti mismo

No suelo ir a bares a menos que lo haga acompañado. Sin embargo, hace un par de fines de semana que salí con un par de amigos, en uno conocimos a una chica donde platicamos brevemente. Al terminar de enfrascarnos en una breve conversación me comentó que  le había parecido una “persona muy segura” de mi misma. Puedo apostar que lo dijo como ironía o insulto, pero su halago me hizo la noche. Si les soy honesto, yo me percibo como alguien con  más inseguridades que el promedio de las personas. Tal vez la realidad sea que al final de cuentas, todo el mundo tiene una percepción de sí mismo muy parecida a la mía. Pero en fin, como el alimento al ego como el que tuve en el bar suele ser muy escaso y breve, he desarrollado algunos trucos para cubrir este ‘complejo’ que aquí comparto.

El 80% es igual de bueno que el 100%: La próxima vez que alguien te haga una pregunta de cuya respuesta sólo estés seguro en un 80 % , responde con absoluta certeza. No agaches la cabeza. No titubees. No levantes la voz al final de la frase. Pero sobre todo ten en cuenta que no hay apuestas seguras en esta vida y la gente lo sabe. Si resulta que estás equivocado, afróntalo con madurez.

Acepta la culpa: Cuando surja un problema, tú debes ser la primera persona en decir “que fue tu culpa”. La verdad es que siempre habrá algo que se pudo haber hecho para evitarlo. Aceptar la culpa de inmediato muestra que estás seguro de que puede enmendarlo. No te claves en preocuparte, mejor ocúpate en reaccionar de inmediato para una posible rectificación, en aprender una lección y seguir adelante.

Trabaja en ti: Come bien. Viste bien. Vive bien. No hacer nada indulgente equivale a demostrarle a todo el mundo que no crees en ti. Aunque suene a libro de autosuperación, lo cierto es que debes creértela. Sentirte bien se reflejará en tu lenguaje corporal y te ayudará en diferentes aspectos de tu personalidad.

Mantén contacto visual: Hay un viejo truco de negociación donde uno mantiene contacto visual hasta que el silencio incómodo hace que la otra persona ceda en lo que sea que estén negociando. Funciona, y no sólo en la negociación. El contacto visual exuda confianza en todas las áreas de su vida. Esto demuestra que no es necesario que pienses en lo que quieres.

Habla: Crecí en medio de una familia mesurada donde esperábamos pacientemente para que otros terminaran de hablar antes de tomar la palabra. En el mundo real, tienes que aprovechar la mínima oportunidad en una conversación para dar tu opinión. Eso no significa que tal vez tengas que ser grosero y protagónico, pero al final de la conversación la gente debe saber lo que pasa por tu cabeza.

Opina: Nunca puedes decir que algo “te vale” o ‘no te interesa’. No es así, o al menos no debería serlo. En serio, nadie te juzgará por exponer cuál es tu película o restaurante favorito. Además, un caballero debe aprender a sentirse cómodo cuando los demás opinan distinto a él. Cuando alguien te dice que estás equivocado basta con exponer tus razones, independientemente de que no concuerden con los demás, es un país libre.

No reacciones: La próxima vez que alguien te desafíe, siempre tienes la opción de no reaccionar. Una persona segura de sí misma no puede ser de mecha corta. Navego un lugar lleno de gente donde drop-ins son comunes ( un no-no grande en surfing) . Algunos chicos hinchan , algunos grito y algunos incluso pelean. Cada vez , me desconecto en adelante, me echan, remar de vuelta a la alineación y buscar la próxima ola . La vida es demasiado corta como para reaccionar a cada pequeña cosa .

Un amigo que te rete. Todos tenemos algún conocido que nos cae bien por el simple hecho de ser fiel a sus convicciones –pese a que no sean las mismas que las tuyas. Hazte su amigo, y basa tu relación en platicar con él sobre sus puntos de vista sobre las cosas. Entre más se oponga su visión del mundo a la tuya, mejor. Eso fortalecerá tus convicciones y te volverá mejor defendiéndolas al buscar buenos argumentos. Es duro, pero te hará ser un hombre y sobre todo un caballero cuando te enfrentes a otras situaciones de este tipo en el mundo cotidiano.

Mixólogo automático

Si no tuviste la visión suficiente para apreciar la utilidad de las clases de química,  ahora que deseas preparar coctéles, no te preocupes, los diseñadores detrás de Tatibi Studios, con sede en Dublín, han desarrollado el sistema Enkaja de Mixologíala solución a tu predicamento.

Pese a que tus gustos sean tragos sin mezcladores, considera que siempre habrá una dama en problemas que necesite algo más que una Miller Lite para apagar su sed y encender su espíritu. Entonces, ¿cómo proceder a preparar un buen coctél si se te complica preparar bien una cuba?

1350580523enkaja.tatabistudio_B

Sencillo, el sistema Enkaja se basa en latas de mezclas para el coctél (bases, licores y ‘toques’) que al combinarse crean la bebida de tu elección. Cada componente tiene un conector en la parte de arriba, lo que permite apilar los cilindros para que, una vez rompiendo el sello, los diferentes ingredientes se mezclen. Basta agitar levemente para que tu bebida esté lista para servir.

1350808031enkaja_tatabistudio

1350580507enkaja__tatabistudio06

Si bien hasta ahora es un concepto, Dios quiera y  se haga realidad. Te haremos saber cuando se encuentre disponible. Mientras tanto aprende algunas recetas.

1350579830enkaja__tatabistudio07