Evita el bajón posterior a un viaje

Esto siempre sucede cuando vuelves de un viaje: Después de pasártela increíble, te encuentras de regreso en medio de un horario intenso provocado por semanas de ausencia. Y en algunos casos, si los pendientes que se han acumulado durante este tiempo son de gran importancia, ponerte al día resulta una tarea muy difícil. Así que aquí van algunos trucos para facilitar esta transición de regreso a la dura realidad.

Antes de salir:

Limpia tu casa. Esta tarea es sencilla, pero por lo mismo, puede pasar por alto –y créanme, marca toda la diferencia. Antes de salir dale a tu hogar una limpieza rápida. Haz la cama. Lava los platos. Saca la basura. Con la expectativa del viaje en puerta, será lo último en la vida que querrás hacer, pero hazlo. Será infinitamente peor si lo dejas para cuando regreses.

Programa una entrega de despensa. No me gusta volver y encontrarme con verduras echadas a perder , leche agria y y tener que pedir comida a domicilio. Así que mientras estoy sentado en el aeropuerto, ingreso al sitio de Superama y programo una entrega para el día que vuelvo. Lechuga, plátanos, aguacate, fresas, queso de cabra y leche de coco  por lo general están incluidos en la lista.

 

El día que tu regreso:

Desempaca de inmediato. Después de horas de viaje, desempacar es lo que menos quieres. Pero si no lo hago en el primer segundo tras entras a la puerta, sé que mi equipaje estará allí estorbando por semanas. Aprovecha la inercia del jet lag que traes, al día siguiente ni siquiera recordarás lo molesto que fue haberlo hecho.

Saborea tus últimos segundos previos a la dura realidad. Después de desempacar, no hagas nada más que beber una copa de vino y relajarte. Ese día todavía es parte, técnicamente, de tus vacaciones. Disfrútalo.

 

Segundo día:

Mata un día. No hay nada peor que llegar el día anterior a uno laboral. Si tienes trabajo, siempre vuelve un sábado. El domingo dedícalo a la recuperación. Trata de levantarte a una hora normal para aprovechar el día y ajustarte a tu rutina. Dedícale un buen rato a hacer ejercicio. Come sano. No revises es correo electrónico del trabajo.

Revisa tus fotos. Siempre tomo un montón de fotos y vídeos en mis viajes. Pero no suelo revisarlos hasta el día después de mi regreso. Me mantiene en el mood y me ayuda a reforzar los buenos recuerdos una vez que estoy en casa. Haz una edición rápida y publícalos en tus redes sociales, pero no etiquetes la ubicación. Deja que tus amigos descubran nuevos lugares por su cuenta.

 

Tercer día:

Ponte al día. Tu prioridad debe ser ponerte al día en el trabajo. Y todos aborrecemos esta tarea. Ten una junta de una hora con la persona que te cubrió, no más tiempo. Si quieres volver a hacer otro viaje, comienza la reunión dándole un regalo a esta persona del lugar que visitaste. Luego pídele que te ponga al tanto de los temas más urgentes, sin entrar en detalles –a menos que sea necesario. Cada tema debe venir con una sugerencia y requieren de una respuesta concreta: sí / no . Al final de la reunión debes salir con tus prioridades establecidas para la semana.

Programa un masaje. Si lo haces para el final del día hará que te mantengas motivado y conservará el mood zen que traes del viaje. Esto es importante. Hay un millón de razones para viajar, y una hora de reflexión en silencio, mientras alguien relaja tus nudos en la espalda, te ayudará a recordar la tuya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s