Detecta y cambia tus malos hábitos

Sin importar que trabajes en una oficina o en tu casa, los hábitos te van haciendo monje –si crees que mentimos, voltea a ver tu ombligo. En concreto: seguramente has experimentado la sensación de un antojo a determinada hora del día –desde un café, hasta una quesadilla como botana. Al igual que muchísimas personas que laboran, Charles Duhigg solía tenerlo, cada mediodía. No obstante, a diferencia de la mayoría de nosotros un periodista del New York Times encontró la manera de cómo deshacerse de su mal hábito.

Duhigg, autor de The Power of Habit: Why We Do What We Do In Life And Business, aplicó lo que aprendió en su investigación para escribir el libro en su vida. En nueve meses, bajó 10 kilos.

Lo que hizo fue simplemente detectar su propia “curva del hábito”.

Descubrió que los hábitos son acciones que realizamos casi inconscientemente. En lugar de ser decisiones reales, son comportamientos que se han asentado en nuestros cerebros, específicamente en la parte denominada ganglios basales. Una vez desarrollados, los hábitos suelen ser difíciles de “decodificar” por nuestra neurología.

De acuerdo con Duhigg, la buena noticia es que “Cualquier hábito puede ser modificado, no importa la edad que tengas o qué tan arraigado esté tu hábito”. Incluso para los cuarentones, cuyos hábitos han estado ahí por años, aplica la misma teoría.”

Es una cuestión de cambio, y no de erradicar el hábito. “Cualquier hábito tiene tres componentes: una señal, una rutina y una recompensa –comenta Duhigg–. Algo se convierte en hábito cuando tu neurología asocia una cierta señal con una recompensa en particular y una rutina determinada.” La curva del hábito aparece cuando la señal provoca una anticipación automática de la recompensa.

Por ejemplo, la señal de Duhigg y su botanita era simplemente que la manecilla de su reloj maracara las 3:30 de la tarde. La rutina era ir a la cafetería por una galleta. La recompensa, bueno, ustedes entienden.

Los expertos hablaron con quienes platicó mientras realizaba su investigación le dijeron que la manera de cambiar su hábito de la gallera era diagnosticar sus señales y recompensas.

“Comencé a poner atención al momento justo en que se me antojaba comer una galleta –comenta–. Descubrí que siempre sucedía como a las 3:30 de la tarde, así que esa era la señal –un momento específico del día. Luego, tenía que descifrar cuál era la recompensa. Al principio pensé que la ésta era la galleta en sí misma, pero el sicólogo me dijo “Bueno, no, la galleta es el resultado de varias recompensas , y tienes que darte cuenta cuáles son.”

Si únicamente tuviera hambre, una manzana quizás sería más que suficiente. Si necesitara azúcar para impulsar su energía, tal vez sólo bastaría que caminara una cuadra. Pero resulta que no era ninguna de estas dos.

“La recompensa por el comportamiento se daba cuando llegaba a la cafetería y podía ver a los compañeros y platicar con ellos: la socialización era lo que impulsaba mi conducta –explica Duhigg–. Así que cuando lo descifré pude crear un hábito nuevo.”

En lugar de dirigirse a la cafetería todas las tardes, se levantaba de su lugar, iba al escritorio de un compañero y empezaba una charla con él durante unos 15 o 20 minutos. De este modo, creó otro hábito: “Chismoseaba con ellos y luego regresaba a trabajar a mi escritorio, así el antojo de la galleta se fue esfumando.”

Su consejo para cualquiera que quiera cambiar sus hábitos, sin importar si se encuentran en la mediana edad o son más jóvenes, es que detecten sus comportamientos para descubrir las señales y las recomensas auténticas. Entonces, comenta, “elige un nuevo comportamiento que sea detonado por la vieja señal, y el resultado que obtendrás será similar a la antigua recompensa, pero a través de una conducta nueva.”

Ahora, estoy observando conscientemente mis rutinas y descubriendo señales, como pelando las capas de las recompensas, todo en búsqueda de crear mejores hábitos. Tampoco está mal apelar a la tecnología, pues aplicaciones como The Lift te pueden ayudar mucho en tu búsqueda.

Anuncios

Un pensamiento en “Detecta y cambia tus malos hábitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s